ENSEÑANZAS DE LA vida

Chales banda, he andado muy consternado estos días a tal grado de sentirme muy enfermo y con poco apetito sexual. Para que puedan entenderme les relataré lo que me ocurrió hace algunos días.

Pues la cosa es que hace unos días me levante hasta la madre de tarde porque la noche anterior me había quedado hasta altas horas de la noche drogandome con mis amigos, por lo que me desperte con moral de borracho, aliento de cenicero y hasta la madre de tarde, por lo que salí de volon a tomar el servicio urbano para no llegar tarde a uná marcha en contra del Ku Kux Klan y los reggaetoneros.

Como algunos de ustedes sabrán he decido hacer a un lado el servicio de combi debido a algunas situaciones incomodas mencionadas en posts anteriores, por lo que he esperado mejor suerte confiando un viaje placentero y seguro en manos de choferes de otro perfil.

Que pago mi democrático boleto de camión, me siento muy chingon esperando experiencias nuevas cuando repento noto que me hace falta mi Ipod.

No, no, no, no mames, como crees que se me va a olvidar - Pensaba dentro de mí, mientras urgaba en los mas profundo de mis bolsillos.

No chingues, que pendejo soy como se me fue a olvidar el pinche Ipod - Me decía descepcionado y asombrado por mi pendejez.

Valgo verga - En efecto valgo verga.

Ese fué el principio de mis problemas, olvidar algo tan importante como el Ipod, ¿qué clase de persona civilizada olvida su reproductor personal de audio y se adentra al mundo de la música prefabricada sin protección alguna?, es como beber los líquidos vaginales de una gorda prostituta sin haber ingerido un poco de alcohol antes.

Pues total, trate de no darle mucha importancia a esa situación y pensé que seria agradable e interesante prestar atención a la música preferida del señor conductor, el cual tenia un aspecto similar al de este vato.



De algo estaba seguro, Jazz y y música orquestada no iba a escuchar, pero si les soy honesto realmente tenia curiosodad de que me podia ofrecer musicalmente este personaje, sin duda el aspecto primitivo que mostraba era señal de que le gustaba la música guapachosa proveniente de los pueblos lista para bailarse en los quince años de alguna morra pueblerina.

Tome asiento y mientras veia una morra que estaba 2 - 3 a travez de la ventana pude escuchar que la estación elegida era:






Un par de grupos hicieron su aparición en la cartelera de ese día.





Siendo honesto ya me empezaba a sentir un poco incomodo con lo que escuchaba, pero vamos, no estaba tan mal realmente, al menos los integrantes tocan sus instrumentos, se puede decir que son algo así como músicos.













Sin embargo la resistencia del hombre tiene un límite y yo esta llegando al mío, mi cuerpo empezo a perder energías,las cuales eran drenadas por los ritmos del chofer y empezé a tomar una forma como en estado fetal mientras trataba de recordar si había matado a alguien o violado a alguna mujer porque este parecia el castigo perfecto para esos actos.





La situación solo empeoraba más y más, había perdido la cordura y estaba al borde del desmayo.



Después de eso perdí la noción de todo durante un tiempo. Pasado un rato una señora muy amable me desperto de mi letargo casi de muerte, según ella estuve inconciente aproximadamente media hora, dice que me empezé a convulsionar y que mis oídos empezarón a sangrar ´después de una canción de Chico - Che.

Agradecí a la señora el gesto tan humanitario de despertarme, baje del autobus y me dí cuenta que mi parada ya se me había pasado por mucho, pero al menos mi agonía musical había terminado.

Empezé a caminar hacia mi destino pensando en todo el mal que la humanidad le ha hecho al mundo y como Dios nos ha castigado con el Reggaeton y con esa música que acababa de escuchar. Como realmente se me hacia tarde para llegar tuve que tomar un taxi donde creanme, me esperaban más aventuras.


10 comentarios:

Mr. Valemadre dijo...

Ja ja ja ja, no mamar!!! eso te pasa por olvidar tu iPod... no chingues, NUNCA volverás a olvidar tu iPod, me cae de madres... después de esto nunca!!! Y mas si vas a viajar en transporte público... yo desde que conozco el BlogBus, nunca salgo sin mi iPod, pues ahí lo único que conocen es esa música de la cual nos has relatado... bueno, esa y reguetón... a ni pedo mi Joint, lo bueno es que no perdiste la cordura, y preferiste mejor desmayarte (buena decisión de tu subconciente)

chido...

Anónimo dijo...

che vato...chi-co-che es la onda no se por que tanto lloriqueo.

Rarezas Corp. dijo...

en todos mis sueños esta la cancion de YO SI COMO CAMARON de grupo caracol we es la onda

(no es cierto)

Novak dijo...

jajajaja coño ya conoces al Pinche Megah con su puta música de pueblo marginado... pero en mis rutas no existe eso, que conste.

Y pues comprate un cel que reproduzca música, asi en caso de que olvides el iPod pues te respaldas =)

Sale joint, buenos dibujos como siempre jajaja

KaRmen dijo...

una vez me subí a un camión y el chofer llevaba música así bien rocker, a lo que yo me dije a mi misma, sale pues que chido...jamás lo he vuelto a ver, se dice que los demás choferes lo exterminaron por intentar cambiar la imagen del chófer ñero...fin.

*Pollito con papaas..papaaas* dijo...

JAJAJAJA como final escabroso ....subaleee hay lugareees pipipiipiii

Sr.M dijo...

AAahhh no mames, peor que una pinche pesadilla, pero pues wey fue como un castigo divino cabrón, haber si vuelves a olvidar el ipod, no mames se te puede olvidar una vieja, pero NUNCA el ipod, te expones a muchos peligros si yo fuera tus oidos si te hubiera mentado la madre unas 100 veces por rola no mames, jajaja, y lo peor es que esas experiencias terroríficas son las que tardas en olvidar, sin duda el rito tropical se que quedará en la mente por algunos días, psss ni pedo, camara.

El Pinche Megah dijo...

Tu pinche culo Novak, yo nomás escucho calidad.

prisa dijo...

namas falto el pasele mi valedor ajajajjajajaja... yo por eso mejor utilizo el metro o camino ....

INDESEADA dijo...

Jajajajaja
No maaaaaaaaaa.
Mi ipod es mi posesión más preciada, me cae que prefiero estar sin celular que sin ipod.
Y me cagan los choferes del transporte público.
Saludos